INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

Artificial inseminationLa inseminación artificial es una técnica sencilla que consiste en depositar en el útero espermatozoides previamente lavados y capacitados en el laboratorio (in vivo ocurriría en el tracto genital femenino). Esta técnica requiere que la muestra seminal tenga al menos 4 millones/ml de espermatozoides de REM (sin alteración severa de la morfología) y que la mujer no tenga las trompas obstruidas. Esta técnica se utiliza en los siguientes casos:

  • Alteraciones leves del seminograma.
  • Endometriosis leve.
  • Esterilidad de origen desconocido.
  • Alteración de la ovulación.
  • Dificultades coitales (vaginitis, disfunción eréctil…).

Para realizar una inseminación artificial con semen de cónyuge se realizan en primer lugar las pruebas que permitan la elección de la técnica, (seminograma, histerosalpingografía, serologías…), a continuación la paciente se somete a un ciclo de estimulación ovárica controlada, lo ideal sería obtener de 2 a 4 folículos maduros, se realiza un seguimiento ecográfico hasta que llega el momento de depositar la muestra.

La muestra de semen se prepara en el laboratorio mediante una serie de procedimientos denominados “capacitación espermática”, que permiten una selección y concentración de los espermatozoides móviles progresivos para garantizar la llegada de los mismos a las trompas, al mismo tiempo se eliminan las sustancias y células que no deben llegar al útero. Los dos métodos de selección más usados son el de migración o “swim-up” y el de gradientes de densidad.

Una vez procesada en el laboratorio, la muestra seminal se deposita en la cavidad uterina utilizando un catéter flexible, este proceso es indoloro y se puede llevar a cabo en la consulta o en el quirófano ya que no es necesario ningún tipo de analgesia.

La tasa de embarazo con esta técnica es aproximadamente del 15-20% aumentando con el número de ciclos realizados, aun cuando no se recomiendan más de 3 ó 4 ciclos antes de realizar alguna técnica de reproducción asistida avanzada.

En ocasiones es necesario utilizar semen de donante, este semen provendría de bancos de semen de donantes anónimos, que se han sometido a todas las pruebas físicas y psicológicas que exige la ley. Las indicaciones más frecuentes suelen ser azoospermia del marido; mujeres solas.