Criptozoospermia

Criptozoospermia

Según la guía de la Organización Mundial de la Salud del 2010, se define criptozoospermia como:”una muestra con ausencia de espermatozoides en la preparación en fresco pero observados en el pellet tras centrifugar”. Es decir, al concentrar la muestra podemos observar espermatozoides al microscopio. En la práctica corresponde a una concentración inferior a 100.000 espermatozoides por mililitro, lo que está muy por debajo del valor de referencia que establece la OMS, 15 millones de espermatozoides por mililitro, con un número total de espermatozoides de 39 millones en el volumen total del eyaculado.

En torno al 30% de las muestras catalogadas inicialmente como azoospérmicas presentan algún espermatozoide tras la centrifugación, y esto cambia totalmente el pronóstico. Es por ello muy importante hacer un adecuado diagnóstico. Estos resultados deben completarse con exploración física, por lo que debe ser evaluado por el urólogo, que también puede solicitar valoraciones hormonales, genéticas y ecográficas, que ayuden a encontrar el origen de esa criptozoospermia. Con los resultados en la mano ya se pueden evaluar las distintas opciones.

En cuanto a las posibilidades de éxito esperadas, en pacientes menores de 37 años, la tasa de embarazo tras un ciclo de ICSI está en torno al 35%.

Es muy importante ser conscientes de que los valores de referencia que aparecen en el manual de la OMS no son lo mismo que los valores mínimos necesarios para lograr la concepción. Siempre que haya un espermatozoide móvil, y un óvulo al que fecundar, es posible conseguir un embarazo, aunque las posibilidades sean muy bajas.